Nombre proyectoAyuda a la población siria acogida en los centros salesianos de Aleppo, Damasco y Kafroun. Campaña Súmate
Población beneficiaria1650 personas
Fecha de inicio20/11/2016
Duración12 meses
Importe Total30.000 €

El objetivo es atender a la población siria damnificada por la terrible guerra que comenzó en 2011 y que ha sumido al país en una espiral de violencia y terror que ha desencadenado un verdadero drama humano.

Más allá de los números que nos dan los medios, hay rostros, nombres, de niños, niñas, jóvenes, que sufren esta sinrazón que es la guerra.

Los salesianos desde su presencia a través de los centros educativos en Aleppo, Damassco y Kafrun, tratan de aliviar el dolor y tratar de normalizar la situación, abren sus centros para acoger y asistir a las familias, organizan actividades de ocio y tiempo libre para la juventud, mantenienen clases de apoyo escolar, etc.

En Damasco: la comunidad tiene a su cargo un oratorio-centro juvenil con cerca de 1200 jóvenes durante la semana a los que van a buscar cada día a sus barrios para que puedan asistir a las actividades donde pueden jugar, leer y pasar un rato alegre, olvidándose de la guerra. Atienden también un hospital vecino y una casa de espiritualidad para jóvenes adultos.

En Aleppo: la comunidad atiendo el Oratorio-Centro Juvenil que es frecuentado por cerca de 900 jóvenes sobre todo durante el fin de semana. La Casa de Aleppo es también un centro de Salesianos Cooperadores. A estas actividades se añade la pastoral universitaria, propuestas de carácter formativo, recreativo y litúrgico para jóvenes y asistencia social y espiritual a los encarcelados. “El centro salesiano de Aleppo es considerado un lugar seguro para los menores y allí tratamos de proporcionarles un ambiente alejado de la violencia que viven a diario y que sirvan para construir la paz”, aseguran los misioneros en Alepo.

En Kafroun: situada en una zona verde y montañosa a 250 kilómetros de Alepo. La casa está abierta durante el verano para los campamentos de los grupos que llevan a cabo el programa ‘Verano muchachos’, además de la animación y la organización de al menos dos celebraciones festivas para los jóvenes, en la Pascua y en Navidad. Las actividades de verano y de retiro espiritual han dado paso en estos últimos años, debido a la guerra, a un pequeño centro de acogida en el que la solidaridad y la ayuda mutua entre ciudadanos, cristianos o musulmanes, están contribuyendo a un mejor conocimiento mutuo y a una mayor fraternidad y esperanza en medio de tanta desolación por la guerra. Los salesianos trabajan con familias refugiadas en esta región menos violenta. Muchas personas de Homs, Aleppo o Damasco han optado por trasladarse a esta zona más tranquila. Atienden a más de 350 niños, niñas y jóvenes para los que realizan actividades en el centro juvenil. Además, en la casa salesiana viven unas 60 familias refugiadas a las que se da alimento y acogida.

En el Líbano: Los salesianos proporcionan en los campos de refugiados ayuda de emergencia y formación técnica para ayudarles a encontrar un trabajo estable. Las personas refugiadas son particularmente vulnerables a la inseguridad económica, al desempleo de larga duración y al costo elevado de los bienes de primera necesidad, como la vivienda y la alimentación.

Con este proyecto conseguiremos:
– Contribuir a la rehabilitación del centro de Kafrun para que se puedan seguir desarrollando las actividades de acogida y de tiempo libre.
– Atender a las necesidades básicas de 125 familias en Alepo, 30 familias en Kafroun, 75 familias en Damasco, durante un mes.
– Atender a 15 familias refugiadas en el Líbano y sus necesidades básicas durante 3 meses
– Atender en la acogida de 15 jóvenes que lleguen al Líbano durante 4 meses.

Necesitamos

30.000,00 €

Aún nos hace falta...

¡CONSEGUIDO!