“Se despertó la necesidad de participación ciudadana por transformar la realidad con un sentido de justicia social”

entrevista-voluntario-alfonso-leon

Entrevistamos a Alfonso León Martínez, voluntario de Solidaridad Don Bosco que participó activamente en la Educación para el Desarrollo durante los años 2000-2004 aprox.

¿Qué valores, actitudes, experiencias te llevas de tu paso por la organización?

Me llevo la experiencia de construir con un grupo de personas voluntarias y trabajadoras una educación diferente, participativa y transformadora, una forma de intervenir en los centros salesianos concienciando sobre la necesidad de mirar el mundo de una forma crítica y generando inquietud por cambiar las cosas. Hicimos educación para el desarrollo en una época, a comienzos del año 2000, en el que apenas había propuestas e incluso dentro del mundo salesiano, muchos no estaban preparados para concebir la educación con los niños y jóvenes como protagonistas de su propio cambio.

Tu experiencia como voluntario, ¿qué te aportó? ¿ha influido algo en tu vida?

Para mí ha sido la experiencia de voluntariado que más carga ideológica y de compromiso social ha tenido en mi vida. Supuso pasar de ver el voluntariado como una necesidad de cubrir espacios en los que era necesario la “ayuda” a integrarlo como una militancia por la justicia social, por la transformación en favor de un mundo más justo.

¿Qué aportaba Solidaridad Don Bosco en el ambiente salesiano y en  la sociedad en general?

Creo que Solidaridad Don Bosco en esa época acercó a los colegios salesianos la realidad de las personas migrantes desde un puntos de vista crítico, en unos momentos en los que la ley de extranjería nacía en España y limitaba mucho la libertad de movimiento de personas que vienen buscando una vida mejor. Despertó la necesidad de participación ciudadana por transformar la realidad con un sentido de justicia social, en una época en la que se utilizaba mucho la concepción de educar para la ciudadanía.

Volver