“Iniciamos una estructura sin casi nada de experiencia, casi sin recursos, pero eso sí, con mucha ilusión y trabajo”

Entrevistamos a Pablo Callealta Martín, primer secretario de Solidaridad Don Bosco.

¿Cuáles fueron las motivaciones que llevaron a la creación de Solidaridad Don Bosco?

De forma fundamental, la creación de una estructura organizada de solidaridad que permitiera acercarnos a las necesidades de los proyectos en favor de los jóvenes en países del tercer mundo de forma eficaz y con un marcado espíritu salesiano.

¿Cuáles fueron los principales retos a los que se enfrentó Solidaridad Don Bosco en sus comienzos?

Partir de cero, fue el mayor reto, ir descubriendo los caminos que ya otros habían abierto para nosotros hacer lo mismo desde el estilo salesiano. Iniciar una estructura sin casi nada de experiencia, casi sin recursos, pero eso sí, con mucha ilusión y trabajo.

¿Dónde se pusieron las fuerzas, qué se priorizó en ese momento?

En crear la base formal de la asociación, iniciando su integración en colectivos sectoriales de ONGs y planteando el apoyo a los primeros proyectos casi como una aventura.

¿Qué aportaba en aquel momento Solidaridad Don Bosco en nuestro ambiente, en nuestra sociedad?

Pues diría que la frescura de un proyecto joven, orientado a los jóvenes, gestionado por personas vocacionadas y todo ello con el estilo salesiano por bandera.

Volver