“La EpD está proponiendo un estilo de vida, un modo de estar en el mundo”

entrevista-paco-pepe

Entrevistamos a Francisco José Pérez Camacho, vicepresidente de Solidaridad Don Bosco, analiza los retos actuales de la organización.

¿Cuáles son los principales retos de Solidaridad Don Bosco hoy?

Solidaridad Don Bosco es una ONGD con vocación educativa y esto marca los retos que en estos momentos le toca afrontar. Apostar por la Educación es una prioridad ya que estamos convencidos que los procesos educativos bien diseñados y acompañados son los que van originando en cada persona modos de pensar y de actuar que generan cambio social. La apuesta por la educación sigue siendo algo propio de nuestra identidad a la que no podemos renunciar pase lo que pase. Esta es nuestra aportación a la sociedad y a los jóvenes de hoy.

Por lo tanto el gran reto es que la Educación para el Desarrollo (EpD) esté incluida en todos los proyectos educativo pastorales de nuestras casas, no siendo esta algo impostado o forzado, sino algo natural y presenta de modo transversal en todos los proyectos.

Así mismo, sigue siendo un gran reto el que todas las Comunidades Educativas de las casas salesianas se sientan partícipes de la vida de la ONGD, descubriéndola como “su ONGD” que vehicula sus inquietudes y que le aporta una nueva visión del desarrollo y de la solidaridad.

Otro reto es tener una sola voz con las otras ONGDs de España y las demás instituciones salesianas para denunciar injusticias y tener posicionamientos claros como instituciones salesianas en las denuncias de la discriminación y la desigualdad.

¿Dónde se deben poner las fuerzas? ¿Qué se quiere priorizar hoy?

Sin duda alguna que las fuerzas en estos momentos las queremos poner en la Educación y el Voluntariado, siendo dos áreas que se relacionan íntimamente entre si. Podrá desarrollarse el voluntariado, podrá haber muchos jóvenes y adultos dispuestos a aportar sus cualidades en la trasformación del mundo si los procesos de educación van motivando y provocando inquietud en muchos/as jóvenes, educadores/as y adultos.

Los voluntarios y las voluntarias que se forman en nuestra ONGD crecen gracias a los momentos formativos y a los momentos en el que se comparten dudas, ilusiones, dificultades. Es bonito descubrir como estos procesos van cambiando la manera de ver el mundo de tantas personas y va produciendo compromisos vitales por el desarrollo.

¿Qué valoras más del trabajo que desempeña Solidaridad Don Bosco a nivel de Voluntariado y Educación para el Desarrollo?

Lo que más valoro es el proceso personal de los/as voluntarios/as y el descubrimiento personal que cada uno va haciendo en su vida. La EpD les va aportando una nueva manera de afrontar la realidad. Los procesos de maduración de los/as voluntarios/as es una opción determinante. La personalización de los procesos de cada uno es clave en esta área.

Valoro también como la organización a través de la EpD va promoviendo el interés por conocer y analizar críticamente las relaciones e interrelaciones sociales, políticas, que mueven el mundo y cómo se va conectando el niveles global y local. Me gusta como se ha ido trabajando los últimos años el concepto de ciudadanía global y responsable. La participación y el protagonismo de los/as jóvenes ha sido siempre un punto fuerte que habrá que seguir potenciando. Los instrumentos y recursos que se han aportado a las comunidades educativas son de mucha calidad y otras organizaciones lo valoran y lo toman como referencia.

¿Qué aporta Solidaridad Don Bosco en nuestro ambiente en la sociedad en general?

Ha aportado a la sociedad a tantos /as educadores/as y jóvenes una manera distinta de ver la vida en la que las personas y los acontecimientos se ven diferentes.

La superación de la pobreza juvenil y el trabajo por la justicia y la paz son partes esenciales de nuestro carisma y el eje de nuestra misión educativa pastoral.

La EpD va más allá de la simple educación en valores, en especial de la educación para la solidaridad. Está proponiendo un estilo de vida, un modo de estar en el mundo.

Entrevista publicada en la revista nº32 de Solidaridad Don Bosco (ver revista).

Volver