“Lo más importante han sido las personas”

entrevista-luis-fernando-medina

Entrevistamos a Luis Fernando Medina Romero, director de Solidaridad Don Bosco desde 2008 hasta 2015.

¿Cuáles eran los principales retos de la organización cuando entraste en la ongd?

Consolidar la estructura de la organización y su expansión territorial, resaltando el estilo salesiano de nuestras intervenciones.

¿Siguen siendo los mismos?

Nuestra organización no es la misma, tampoco lo es el contexto que le rodea y eso hace que los retos actuales tengan matices distintos, aunque en esencia puedan parecer similares. Tenemos el reto de hacer sostenible la organización a la vez de que hacemos posibles sus fines y esto vivido en el horizonte de la unificación de las ONGD de los Salesianos de España.

¿Qué avances más significativos recuerdas en estos años? ¿Dónde se han puesto las fuerzas, qué se ha priorizado en estos años?

La mejora de nuestras intervenciones de cooperación internacional, fortaleciendo a nuestros socios locales y favoreciendo que puedan atender a las necesidades de desarrollo del contexto en el que trabajan. Reforzamos nuestro trabajo en el África Subsahariana y culminamos nuestra presencia en el Magreb.

Mirar las intervenciones que hemos impulsado desde la Educación para el Desarrollo nos hace reconocer la visión global que supera a las temáticas anuales, la implicación del profesorado y la enorme creatividad que se ha puesto a disposición de la transformación social.

Lo más importante han sido las personas y por ello debemos de resaltar la alta cualificación e identificación de quienes han formado el equipo técnico durante estos años, el voluntariado y su implicación en nuestras sedes locales y en las experiencias internacionales y los socios/as donantes que para nosotros tienen rostro y se han mantenido fieles a pesar del grave contexto de crisis económica.

¿Qué aporta Solidaridad Don Bosco en nuestro ambiente, en nuestra sociedad?

Solidaridad Don Bosco encuentra su razón de ser en visibilizar y resaltar algunos aspectos fundamentales que están en el ADN salesiano: la atención por las personas más empobrecidas, especialmente de la juventud, mediante la educación y la lucha por la construcción de una sociedad más justa.

Volver