Burkina Faso es uno de los países más pobres del mundo. Su alto índice de crecimiento poblacional junto con la aridez de su suelo influyen de manera relevante en su índice de pobreza. La principal actividad económica del país es la agricultura. Si invertimos en educación, estamos contribuyendo a invertir el mundo. Queremos mejorar las condiciones de vida de miles de jóvenes y de sus familias, por ello compartimos un objetivo: Burkina Faso.

Solidaridad Don Bosco comenzó hace años a trabajar en Burkina Faso desarrollando proyectos por los que numerosos jóvenes en exclusión social han conseguido formarse profesionalmente aumentando las posibilidades de acceder rápidamente al mercado laboral y mejorar el tejido empresarial de la zona. Hoy seguimos trabajando con dos proyectos de capacitación que permitirán dotar a la juventud más vulnerable de recursos que mejorarán su calidad de vida.