Encuentro de Voluntariado Inspectorial en Valencia: ‘Contigo no hay sueños imposibles’

encuentro-valecia

¿Qué realidad soñamos? ¿Qué voluntariado queremos despertar en nuestra sociedad? ¿Cómo comprometernos individual y colectivamente? ¿Qué retos nos presenta la realidad global?

Estas son algunas de las preguntas que este fin de semana ha tenido lugar en Valencia el tercer encuentro de Voluntariado Inspectorial Contigo no hay sueños imposibles, Adelante! Un total de 25 personas de VOLS, Solidaridad Don Bsoco y JyD, ha participado en este encuentro que ha tenido como objetivo reflexionar sobre le voluntariado transformador.

La mañana del sábado, pudimos visitar el Centro Cultural Islámico de Valencia que nos recibió, en el que contamos con el testimonio de la presidenta que nos ayudo a romper barreras y prejuicios sobre el islam y nos emocionó con su testimonió personal de como vivió los actos violentos de Barcelona, los cuales fueron condenados por la comunidad islámica. Quiso finalizar transmitiendo una idea que le acompaña siempre y que le transmitió su padre: Soñar a lo grande.

Durante la tarde, desde la clave de conocer diferentes aspectos que representan un reto en el mundo de hoy: alimentación, economía, modelos de consumo, etc. y trabajamos por grupos las alternativas para cambiarlos: banca ética, economía del bien común, economía circular, soberanía alimentaria, decrecimiento, entre otras.

Por otro lado, contamos con la participación del responsable de voluntariado de la ONGD Intered, Eduardo García, quien dinamizo un taller sobre voluntariado transformador, y nos ofreció claves para entender el voluntariado desde una perspectiva de acompañamiento y de grupo, y no tanto desde las tareas. El domingo concluimos soñando el mundo que queremos como ciudadanos y ciudadanas para cambiar la realidad. Acabamos el encuentro en clave de agradecimiento con una eucaristía que presidió Segundo García, director de la obra de San Antonio Abad, lugar donde se celebró el encuentro. A todos y todas los que participamos, gracias por soñar juntos el mundo que queremos. Don Bosco fue el primer gran soñador y nosotros seguimos soñando.