¡No más naufragios en el Mediterráneo! Construyamos puentes, no muros.Movilización Europea. 20 de Junio 2015

Las ONGD salesianas de la Inspectoría María Auxiliadora -Jóvenes y Desarrollo, Solidaridad Don Bosco y VOLS- nos sumamos a la reflexión sobre los naufragios en el Mediterráneo y a las movilizaciones sociales en la defensa de los derechos humanos.

Tras los naufragios en el Mediterráneo, que han provocado la muerte y desaparición en los cinco primeros meses de 2015 de al menos 2.000 personas, sumadas a las más de 22.000 en los últimos quince años, los jefes de Estado han priorizado una vez más el refuerzo y blindaje de fronteras frente al respeto de las vidas y de los derechos de las personas que se ven forzadas a iniciar esta peligrosa travesía a causa de la pobreza extrema de sus países de origen, la persecución ideológica y/o religiosa y la falta de acceso a los derechos básicos.

Al mismo tiempo España ha demostrado su falta de compromiso con las personas refugiadas que llegan a las fronteras europeas, mostrando su rechazo a la propuesta de mínimos, que contempla la reubicación en un periodo de dos años de 40.000 solicitantes de asilo aprobada por la Comisión Europea.

Para poner fin a esta crisis humanitaria es urgente y necesario que la Unión Europea adopte las siguientes medidas:

  • Poner en marcha una operación conjunta de salvamento marítimo, con los medios y el alcance necesarios para evitar más muertes.
  •  Extender el programa de reubicación a un mayor número de personas y a todas las nacionalidades. La medida propuesta por la Comisión es insuficiente y discriminatoria puesto que se aplica exclusivamente a personas procedentes de Siria y Eritrea con el límite de 40.000 dejando fuera a todas aquellas que lleguen una vez se haya cubierto el cupo señalado y a aquellas procedentes de otros países.
  •  Instaurar un mecanismo de acogida de las personas migrantes y refugiadas a nivel europeo con carácter permanente en base a la solidaridad entre los Estados miembros.
  •  Consolidar un sistema europeo común de asilo justo y eficaz que elimine las disparidades existentes entre los Estados miembro.
  •  Abrir vías de acceso legales y seguras al territorio europeo para las personas migrantes y refugiadas, respetando el derecho internacional y europeo.
  •  Ampliar los criterios e interpretar de forma flexible la normativa sobre reagrupación familiar.
  •  Reconsiderar la política de visados con fines económico-laborales, impulsando un acceso mucho menos restrictivo que el actual.
  •  Rechazar toda forma de cooperación con terceros Estados, de origen y de tránsito, que no respeten las libertades y derechos fundamentales, e incrementar la ayuda de la Unión Europea en materia de Cooperación al Desarrollo como medida para solucionar este problema.
  •  Dejar en suspenso los acuerdos de readmisión en vigor que puedan vulnerar el “principio de no devolución”.
  •  Hacer efectivo el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) como medidas injustas que violan los derechos humanos.

Esta alarmante situación exige el compromiso de los/las representantes políticos/as que deben asumir sus responsabilidades y presionar a los jefes de Estado de la Unión Europea para la puesta en marcha de estas medidas. Reclamamos a las instituciones que abran un diálogo sobre las políticas migratorias y las posibles soluciones y alternativas frente a la dramática situación.

Las ONGD firmantes manifestamos:

  1. Manifestamos que la cooperación al desarrollo es una herramienta para acabar con la pobreza extrema que existe en estos países, y que el trabajo educativo de nuestras contrapartes salesianas permite generar oportunidades a la población local con la que trabajamos.
  2. Hacemos una llamada a la Familia Salesiana a unirse a las movilizaciones y a comprometerse activamente en la reclamación de las demandas expuestas para que prime la defensa de los derechos humanos.

Fundación Jóvenes y Desarrollo, ONGD VOLS y ONGD Solidaridad Don Bosco.