#Súmate: Seguimiento del proyecto de emergencia en Siria

seguimiento-sumate-siria

Desde septiembre de 2015 Solidaridad Don Bosco, junto a las ONGD VOLS y Jóvenes y Desarrollo, apoyó el proyecto “Ayuda a la población siria acogida en los centros salesianos de Aleppo, Damasco y Kafroun” de la campaña “Súmate X los derechos de la infancia”. El objetivo era apoyar a las familias atrapadas por al guerra en Siria que se encuentran desplazadas en las casas salesianas de Aleppo, Kafroun y Damasco.

Gracias a todas las aportaciones de las Casas Salesianas, centros educativos y donantes, sumadas a la campaña se están pudiendo desarrollar las distintas acciones del proyecto:

  • Los centros de los Salesianos en Damasco, Aleppo y Kafroun han podido ayudar a 230 familias con un ayuda mensual (aproximadamente 50€) para familias para cubrir las necesidades básicas de alimentación, higiene, electricidad, etc, durante los últimos meses de 2016 .
  • Alrededor de 100 personas refugiadas sirias en Líbano han sido asistidas por los Salesianos del hogar El Hossoun. Esta asistencia consistió en la aportación mensual para cubrir las necesidades básicas y las tasas de estudios. A través de esta ayuda, han podido continuar con sus estudios o inscribirse en programas específicos de formación e inserción laboral.
  • También se ha apoyado a un total de 20 personas refugiadas sirias acogidas en El Hossoun después de su llegada a Líbano. Aparte del material de asistencia provisto, se les ha ofrecido también apoyo práctico: información y seguimiento sobre las estrategias para la estancias de refugiadas en el Líbano.
  • Debido a la situación del país ha sido difícil encontrar una empresa constructora que ofrezca garantías para las labores de construcción, pero al fin se ha contratado y reparará la cubierta del centro en Kafroun, las obras están programadas para comenzar en mayo de 2017.

Desde Solidaridad Don Bosco seguiremos informando de las actividades del proyecto. La situación en Siria tiene que mejorar, el país lleva más de seis años sumido en una guerra que están provocando un verdadero drama humano. La educación y la formación en Siria son claves para que no hay una generación perdida en el país.