Vacaciones solidarias

vacaciones-solidariasComienza el verano y con él, llegará, en muchos casos, un tiempo de vacaciones. Tiempo que podemos dedicar a actividades para las que habitualmente no podemos hacer. Pero este tiempo, además de servir para desconectar y cambiar de actividad, es una oportunidad para crecer en solidaridad. Por eso os queremos invitar a vivir unas “vacaciones con perspectiva solidaria”, es decir, un verano donde crezcamos en el sentimiento de adhesión a las personas que viven realidades de injusticia, desigualdad y pobreza. Que aprovechemos este tiempo para crecer en solidaridad y en el compromiso de construir un mundo más justo y humano.

Algunas organizaciones durante este tiempo enviamos personas a realizar un voluntariado fuera de España: personas que disfrutarán de un tiempo de estancia en un país donde trabajamos; lo que les permitirá conocer una realidad distinta, una cultura distinta, una forma de vivir distinta, y según las aptitudes personales, podrán participar en algún proyecto concreto en dicho país. Para muchas personas estas experiencias han sido un antes y un después en sus vidas, el comienzo de empezar a comprometerse contra la pobreza; aunque para que ese sea el efecto siempre depende de la mirada y de la perspectiva que cada cual tenga.

Pero para vivir unas “vacaciones solidarias” no hace falta marcharse fuera. Desde donde cada cual pase el verano, sea en su casa u en otro lugar, se pueden emprender muchas acciones que le ayuden a tomar conciencia, y repercutan, no solo en lo local, sino también en lo global. Desde Solidaridad Don Bosco os proponemos algunas ideas:

  • Cyberactivismo. Se trata de usar las herramientas y canales de comunicación que tenemos: móvil, redes sociales, whatsapp…. para actuar en favor de los derechos humanos y la justicia social. En una sociedad donde circula tanta información, donde tantos bulos y medias verdades justifican las injusticias; cada vez son más necesarias personas que estén del lado de las personas más vulnerables. Personas que difundan y compartan imágenes, reflexiones, información veraz, que haga reflexionar sobre nuestra solidaridad, sobre nuestras acciones, sobre lo que deben hacer nuestros gobiernos, etc. y ayuden a crear conciencia crítica.
  • Formarse en solidaridad. En verano tenemos normalmente más tiempo para leer. Mediante la lectura podemos viajar a otras realidades sin salir de casa, abrir los ojos a ellas y afinar nuestra mirada. Hemos seleccionado algunos libros interesantes:
    • Sobre migraciones: “Partir para contar, Un clandestino africano rumbo a Europa” de Mahmud Traoré  y Bruno Le Dantec
    • Sobre equidad de género: “Todos deberíamos ser feministas”, de Chimamanda Ngozi Adichie.
    • Sobre el impacto de nuestro consumo“Carro de combate. Consumir es un acto político” de Laura Villadiego y Nazaret Castro.
    • Sobre medio ambiente: Encíclica “Laudato Si. Sobre el cuidado de la casa común”, del Papa Francisco.
    • Sobre interculturalidad: “Identidades asesinas” de Amin Maalouf.
    • Sobre defensa de los derechos humanos: Novela gráfica “El silencio de nuestros amigos” de Mark Long, Jim Demonakos y Nate Powell.
  • Incluye en las conversaciones con familias y amistades los temas que nos preocupan. Si el mundial de fútbol u otros temas monopolizan nuestras conversaciones, no habrá tiempo para hablar de nuestras actitudes hacia las personas refugiadas, la desigualdad de género, el cambio climático, etc.
  • En las conversaciones y en el uso de las redes sociales detén la propagación de: mensajes o discursos que ridiculizan a otros colectivos, que generalizan comportamientos de sujetos individuales en sus grupos de referencia, chistes sobre otras personas por alguna de sus condiciones personales.
  • Las vacaciones también son un tiempo donde las personas pueden dedicar más tiempo a los cuidados hacia las personas mayores, niños y niñas, pareja, etc. y así disfrutar de “estar presente” con las personas, a la vez que valorar el servicio y a quienes colaboran estos cuidados. También es tiempo para dejarse cuidar.
  • Usar el transporte público en lugar del propio. En verano el tráfico suele ser menor, y normalmente las prisas son más relativas, por lo que, si no lo haces habitualmente, es un momento idóneo para elegir el transporte público o la bicicleta, si el calor te lo permite, como medio de transporte.
  • Consume en negocios locales y/o que tengan productos de proximidad. Esto es algo que podemos hacer siempre, pero podemos aprovechar este tiempo para investigar, conocer nuevas tiendas que tengan prácticas más sostenibles con el medio ambiente.
  • Voluntariado local. También puedes dedicar algún tiempo a colaborar con centros sociales, comedores u otros centros de tu localidad que necesiten personas voluntarias.
  • Reduce tu consumo. Seguimos necesitando reducir nuestro consumo: reducir nuestras compras, reducir nuestro consumo de plásticos, reducir nuestro consumo energético… para reducir la explotación del planeta y de las personas.
  • Reduce la cantidad de desechos que generas. Reutiliza todo lo que se pueda, establece un banco de recursos para trueque (ropa, libros, juegos…).

Estas son solo algunas ideas para vivir unas vacaciones con perspectiva solidaria. Esperamos que os hayan parecido útiles y sirvan para que vayamos creciendo todos y todas en solidaridad y en el compromiso para cambiar nuestro mundo.

Imagen: awesomecontent